Indignación popular por casos de abuso policíaco en la isla

El fallecimiento del joven atleta, José Alberto Vega Jorge le ha tocado el corazón y ha indignado a miles de puertorriqueños que están cansados del abuso policíaco en Puerto Rico. Es tal la inseguridad que crea este tipo de abusos y errores monumentales, que uno ya no sabe si se puede confiar en la autoridad de Puerto Rico.

Otro caso reciente de abuso policíaco es el de Ángel L. Díaz Colón de 43 años, quien se encontraba el jueves por la noche en su casa cuando unos policías entraron por el patio de su casa para diligenciar una orden de allanamiento en la planta alta en el Barrio La Plena en Salinas.

Los policías se percataron que la luz del cuarto de Ángel Díaz estaba prendida, Ángel se asomó para ver qué estaba pasando y un policía le disparó en el hombro. Después del primer disparo indicaron que eran de la policía de Puerto Rico. Luego fueron al cuarto de Ángel y cuando abrieron la puerta le dispararon en la cara para matarlo, cuando éste les preguntó por qué le estaban haciendo ésto. Cuando los familiares preguntaron que le había pasado a su hermano les indicaron que Ángel se había dado un golpe y que lo iban a llevar al hospital.

Por lo menos a éste se lo llevaron al hospital, porque los policías abusadores que ejecutaron a José Alberto Vega Jorge no tuvieron ni la dignidad de llamar a la ambulancia y lo dejaron morir por 40 minutos, hasta que una ambulancia llegó a la escena, tras haberle pegado once tiros, uno de los cuales le entró por la parte posterior de la cabeza.

Hace varios meses el pueblo de Puerto Rico fue testigo del abuso policíaco durante una manifestación en el Capitolio donde se repartieron macanazos a diestra y siniestra y rociaron con gas pipimienta a cientos de manifestantes. Un policía abusador en medio de la conmoción desenfundó su pistola y fue captado por una cámara, cuya foto fue regada por las redes sociales.

Un caso muy llamativo en el 2007 fue la ejecución del civil Miguel Cáceres Cruz quien se encontraba en una manifestación pacífica en Humacao y el agente abusador y asesino, Javier Pagan Cruz comenzó a discutir con la víctima hasta tirarlo al piso y le pegó tres tiros estando éste desarmado y por último le pegó uno en la cabeza ejecutándolo.

Ese mismo año fueron captados con la cámara de un celular unos policías de tránsito abusadores que dispararon al aire en Caguas.

Por si no fuera poco existen otros policías corruptos que han fabricado casos y han metido presa a gente inocente en las cárceles de Puerto Rico.

Si no puedes confiar en la policía, cómo uno puede vivir tranquilo y sentirse seguro en un país con tanta criminalidad?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s